Wednesday, July 28, 2004


Un par de boludeces acerca de los Placeres Culposos

La semana pasada Mal Elemento dedicó todo el programa a pasar canciones que entraban dentro de una categoría a la que llamaron "placeres culposos". Desfiló la crema del periodismo corporativo ( y Melero como bonus) diciendo que le gustaba Azul de Cristian Castro y cosas por el estilo.
No escuché el programa, pero por el posteo y los commentarios en el blog del programa, se puede percibir que la culpa se extendía a unas fronteras insospechadas (Hernán preguntándose si seguirian en el aire la semana que viene, pensando que en cualquier momento alguna "autoridad" de la radio iba a llamar estando el Paz Martinez al aire para bannearlos de la radio, etc).

Como siempre pasa, personalicé la situación y me dí cuenta que a mí me encanta Azul, pero no lo vivo con culpas. He escuchado el ultimo disco de Arjona miles de veces y lo tengo en un mismo Cd junto a una cosa horrible de Fatboy Slim y On the Beach, entre otros.

Claro que esto no fué así siempre. En la adolescencia, la música es un elemento de distinción tan fuerte que dar un mensaje equivocado se vive con un compromiso emocional fuertísimo. "Que no me vean con este disco de Soda Stereo que me prestaron!". Se va buscando frotalecer una identidad segun diferentes expectativas y la musica es un guión bastante facil de seguir.

Mas tarde, un poco mas estables pero siempre con la melomanía intacta, uno se anima a poner con volumen alto cosas que antes hubiese descartado de plano, aunque mas no sea para someterlas a un juicio estético. Se pasa de la quema de brujas al Juicio por jurado.

Un poco mas tarde, las diferentes formas de "placeres" que ofrece la música se diferencian en diferentes canales que no se excluyen, sino que se potencian. Los canales que puedo diferenciar en este momento de mi paso por la tierra son:

Placer por identificación: el primero que se expresa cuando uno compra su primeros discos por sí mismo, lejos de las discotecas de parientes o amigos. Uno encuentra en esos discos algo mas que el sonido. Existe un compromiso emocional muy grande con el disco. Ejemplo personal: Berlin de Lou Reed. Mas cercano: 69 love songs de Magnetic Fields.

Placer de catarsis: discos que tambien tienen un compromiso emocional inmenso, sirven como terapia catártica a lo largo de momentos especiales. Bedtime for Democracy, Punk in Drublic. Adquieren su mejor mejor valor en situaciones de stress (crisis personales, examenes).

Placer melómano "puro" : Discos que se desprenden de la interferencia del packaging y el agente de prensa para intervenir sólo como vibraciones. Placer extásico. Ejemplo: The Fairest of the seasons/these days de Nico.

Placer exhibicionista: Discos que complementan su disfrute cuando se muestran a otra persona. En general asociados a descubrimientos recientes. Un trozo de merchandising complementa el placer. Una remera, un pin. El vinilo original. Ejemplo personal: Jonathan, te vas a emocionar.

Placer irónico: el consumo irónico ofrece placer no desde la cargada de pedestal moral "que mal que canta este tipo, jaja jaja" sino desde la novedad estética. Tito Fernandez y su "me gusta el vino porque me hizo daño". Arjona y su "mientras yo caliento el banco de suplentes con la camiseta puesta pa' incluirme en tu futuro". La sorpresa, lo inesperado, es siempre fuente de placer, al contrario de lo predecible, hermano de sangre del aburrimiento.

Placer hipnótico: música que sirve como "enhancer" de situaciones. Como saborizante. Como solidificante. Godspeed you Black Emperor!

Placer de vuelta a los tiempos felices: discos que quedaron anclados en algún momento feliz (real o construido por la narración de la historia). Beatles para los que tienen 50 años. Neil young para los que tienen 40. Sonic Youth para los que tienen 30. Stone Roses para los que tienen 20.

Placer desintoxicante: Música implementada como spa. Como interruptor de vorágine. Scott Tuma. Las primeras quince escuchas de los discos de Sintara con Jobim (a partir de la decimosexta presenta quemaduras de tercer grado).

Hay otras mas, seguro. Pero esto se va a hacer todavía mas largo.



1 comment:

Matias said...

nfjgkjhlkj